4 de agosto de 2005

espera

ya me reconozco como impaciente, sin embargo hay tantas esperas que no se pueden evitar en esta vida, que ya siento que es a propósito, plasmaré lo siguiente que me consta que se repetirá: "espero y con dedicación exclusiva y con especialidad y focalización, y luego todo en un par de segundos se vuelve nada, un silencio más, una vuelta en la mirada una ignorada y desapercibida y tan importante como un pepino para un carnívoro hambriento..."
A estas alturas ya no caben mayores reflexiones al respecto, muchas veces pienso que lo mejor es no pensar, aunque sea imposible, esta vez me intentaré focalizar en eso, en el no-pensamiento aquel.

Entonces, el pensamiento que si me debe ocupar en este momento es mi proyecto, bajo el sonido de la lluvia y sobre mi silla...

No hay comentarios.: